Estas son algunas señales que le envían sus jefes en su entorno laboral.

 

Es una realidad que en Colombia se están incrementando las desvinculaciones laborales para reemplazar la mano de obra con personas que tengan perfiles más ajustados a los empleos que hoy demandan las empresas.

Partiendo del hecho de que, para ningún trabajador es conveniente quedar en el limbo laboral de un momento a otro, la firma DNA Outplacement, dedicada a la asesoría para la reinserción laboral, elaboró una guía para estar alerta a ciertas señales que le pueden indicar si es usted uno de los candidatos a ser despedido.

 

1. Asignación de tareas complicadas

Muchos empleados que pertenecen a un grupo laboral homogéneo, con las mismas funciones y salario, experimentan una carga laboral distinta a la de sus pares. La señal puede estar indicando que su jefe le está asignando tareas casi imposibles de desarrollar en la jornada, con el propósito de abonar el terreno para un despido. Demostrar que el trabajador no es capaz de cumplir a cabalidad con su trabajo le hará más fácil la misión al empleador de cancelar su contrato.

2. Mala calificación en evaluación de desempeño

Cada vez es más frecuente que las empresas establezcan sistemas de medición a sus empleados, conocidas como evaluación de desempeño. En ocasiones, los criterios para ubicar en un escalafón de excelente a malo el rendimiento del trabajador, resultan dudosos, abriendo así la posibilidad de ser utilizados para ‘rajar’ al personal que se quiere ubicar en la lista de candidatos a ser despedidos.

Así que, si ha recibido evaluaciones negativas con frecuencia, esté alerta. “Recibir una evaluación negativa es normal, sin embargo, hacerlo varias veces, hasta recibir advertencias, significa que el jefe no puede lidiar con sus errores”, señalan los expertos de DNA Outplacement.

3. Rebaja en la carga laboral

El mundo es de equilibrios. Así como una carga laboral excesiva puede indicar riesgo de que le quieren correr la butaca en el trabajo, también lo es el extremo opuesto: su carga laboral ha disminuido.

Las razones de esto, no necesariamente están ligadas a que el jefe se aburrió de usted, sino que pueden obedecer a la poca demanda que tiene la actividad que realiza su empresa.

Es posible también que sus tareas se las estén entregando a otro (un outsourcing), en pos de buscar la ruta para tener menos carga prestacional cuando se produzca el despido. En todo caso, tenga en cuenta que “cuando un jefe no ve un retorno de la inversión claro opta por disminuir los recursos: recorte de presupuesto, beneficios, etc”, expresan los voceros de la firma.

4. Atento si le hacen mucho seguimiento

Una relación laboral es como cualquier otra relación en la vida humana. Por lo tanto, si el jefe no se siente cómodo con sus resultados o con su forma de ser, buscará los mecanismos para desvincularlo.

Si bien el seguimiento a la labor que realiza el empleado puede ser normal, no pase por alto cuando su superior quiere conocer cada uno de sus movimientos. “Solicitudes de informes de progreso diario” y lupa a todo lo que haga el empleado puede ser una señal de que usted está en capilla para cuando haya un recorte laboral.

5. Ya no le reconocen su trabajo

Hay jefes que poco le reconocen al empleado cuando realizan bien su trabajo y esto puede ser normal. Sin embargo, se convierte en una señal de un posible despido si se produce como un cambio en el patrón de comportamiento. “Si antes le reconocían sus logros y siente un cambio radical en la actitud de su jefe, rayando en apatía” no eche esa actitud en saco roto.

6. Hacen reuniones y no lo convocan

En la mayoría de los puestos de trabajo las reuniones son parte de las funciones de los trabajadores. Si nota que ya no lo convocan a ellas y no recibe correos importantes, mientras que a otros de sus homólogos si, sospeche que algo está sucediendo. 

“Cuando su jefe critica su opinión o desconoce sus argumentos frente a temas relevantes e, inclusive, no le presta atención en reuniones informales, puede ser un signo de pérdida de relevancia frente a la estrategia de la compañía”, indican los expertos.

7. Cambio de perfiles

Esté atento con lo que sucede en las empresas similares a la suya. El cambio de perfil de las compañías, por transformaciones sugeridas por la tecnología, también pueden ser indicadores para usted. 

Muchas veces, las empresas preparan a los trabajadores para los cambios, pero en otras ocasiones, simplemente relevan la mano de obra para renovar los perfiles laborales. Si nota que esto está sucediendo en otras empresas, tenga en cuenta que la situación tarde o temprano afectará a la que usted está vinculado.

8. Usted mismo puede participar en el empalme

Sin que usted sepa aún que puede ser uno de los despedidos, le pueden contratar a su reemplazo, con lo cual participará en el empalme. Según la firma DNA, “desconfíe de contrataciones sin aviso y con responsabilidades similares a la suyas, así como la decisión de su jefe de compartir sus tareas con otras personas, sin que necesariamente tenga tanto trabajo”.

9. Alerta si hay una fusión empresarial

Cuando dos empresas se juntan es natural que existan puestos de trabajo repetidos, lo que inevitablemente conducirá a recortes. En estos casos, “las posiciones administrativas son las más afectadas, así como las de los más altos ejecutivos”.

Cada una de estas indicaciones deben servirle de guía, más no pretenden dar pie para que el trabajador entre en pánico y permanezca agobiado por el riesgo de un despido. Más aún si, esas señales, “en muchas ocasiones, pueden ser estrategias del empleador para hacerle notar un bajo desempeño”, no para buscarle el punto de quiebre, sino para impulsarlo a mejorar.

La recomendación de Fabiano Kawano, Country Manager de DNA Outplacement es que “siempre se debe estar atento y hablar con el jefe para contar con información verídica, así como revisar la viabilidad de hacerle cambiar de opinión respecto a su desempeño”.

Comments

comments