Todo empresario y emprendedor activo conoce el término de Networking gracias a sus virtudes para conectar con profesionales de todo el mundo, con intereses y objetivos profesionales comunes. Esta palabra, que se traduce como  red de contactos, “es la red de relacionamiento entre personas utilizada con objetivos profesionales, sea para potencializar negocios en su actual empresa o para lograr oportunidades de carrera en otras”, asegura Ricardo Suarez Executive Manager de Genes

Y es que esta práctica permitió cambiar el modo en el que los seres humanos se interrelacionan y, juntos, logran cometidos. La primera evidencia se vio en los trabajadores de la revolución industrial, en el siglo XVIII, quienes se vieron en la obligación de evolucionar y diversificar su modo de trabajo.

“Los trabajadores empezaron a gestionar diferentes funciones gracias a la estandarización de procesos de producción. Por ello, quienes buscaban un nuevo trabajo, o mejorar sus condiciones, indagaban con sus conocidos sobre nuevas oportunidades y, con el tiempo, la práctica se fue popularizando. Pero lo que realmente impactó el Networking fue la tecnología. Los avances tecnológicos permitieron conectar con nuevas personas, iniciando con el correo electrónico en 1971, pasando por Messenger en 1997 y llegando, hasta hoy, a la primera red social profesional en 2003: Linkedin”, aseguró Suárez

El networking puede conectar a un profesional con las situaciones laborales que requiera. Bien sea conectar con una idea de negocio, un potencial socio o un headhunter, o dar con una posición acorde a su perfil. “El 60% de las ofertas laborales no son comunicadas de manera pública. Al contrario, muchas empresas y empleadores prefieren contratar personas referenciadas y previamente avaladas por un conocido. Incluso, estudios afirman que el 15% de los jóvenes, normalmente, encuentran su primer empleo por una referencia familiar”, aseguró Ricardo Suárez.

Por eso, para aprovechar las herramientas que el mundo 2.0 nos ofrece en la actualidad, así como el mundo real, Ricardo Suárez nos indica 11 pasos para potencializar el networking:

1. DIFERENCIA CONEXIÓN DE NETWORKING

El hecho de estar conectado directamente con alguien, o simplemente conocerlo no significa que es parte de TU Network. Si por ejemplo tienes 5mil personas conectadas en LinkedIn, no quiere decir que tiene 5mil personas en tu network. Para considerarse Network tus contactos deben saber quién eres, en qué empresa trabajas, qué función tienes, tu background profesional y formación, y en ocasiones hasta tus objetivos de carrera. Además, debe ser reciproco, es decir,  tú debe saber también acerca del otro.

2. ENFOCAR

Debes estar seguro de contactar a las personas idóneas de acuerdo a tu proyecto profesional. Para estar seguro que invertirás bien el tiempo en la búsqueda, es necesario definir los tipos de cargos o rubros que aportarán a tu carrera, solo así concentrarás tus esfuerzos de manera adecuada y eficaz.

3. ENTIENDE LA DINÁMICA DEL NETWORKING

Ten en cuenta que estas relaciones siempre deben consolidarse bajo el lema gana-gana. Si transmites credibilidad, tu contacto podrá ayudarte y se mantendrá en contacto contigo. En el futuro, él podrá contar con que le entregarás alguna información o apoyo específico, y viceversa.

4. CULTIVE SU NETWORK

Mantente conectado con tu red de contactos. Si los contactas cada vez que necesitas algo, no fortalecerás el relacionamiento, pues pasarás por interesado. Es importante conocer sus intereses para generar cercanía. Llámalos, envíales un correo interesante. Los temas que deberías tratar con ellos, idealmente son profesionales, sin embargo, si se da la oportunidad de compartir gustos, házlo.

5. MANTÉN UNA COMUNICACIÓN EFICAZ Y OBJETIVA

Se específico en tus objetivos. Tardar en comunicar lo que necesitas puede hacer que tus contactos lo consideren como una pérdida de tiempo y te eviten.

Estudios afirman que cuanto más alto el cargo, más objetiva y directa es la persona. Por ello, valorará más estas cualidades en ti.

6. AYUDA A QUE TE AYUDEN

No pierdas el tiempo contando toda la historia. Ten claro antes de contactar a una persona qué información debes dar o qué acción puede aportar en tu networking y llevar a las personas a querer ayudarte. Aprópiate de lo que puedes hacer para no trasladar responsabilidades a tus contactos cuando puedes hacerlo por ti mismo

7. ESCOGE LOS CANALES DE COMUNICACIÓN

Hoy en día es normal usar la tecnología para todo, pero cuando hablamos de construir relaciones fuertes y duraderas lo mejor es concretar citas presenciales. Invitar un café es algo que casi siempre funciona por ser algo rápido que no significa mucho tiempo, además de mostrar cordialidad.

Si por algún motivo no es posible acordar una cita presencial, un video conference o una llamada también pueden ser eficaces. Evita los correos cuando no eres tan cercano al contacto, pues puedes ser considerado como un spam. Un WhatsApp puede ser, inclusive, aún mejor que enviar un correo. Sin exagerar eso sí, éste sigue siendo un canal de comunicación privado.

8. MANIFIESTA TU PROPUESTA DE VALOR

Al citar a alguien es importante dejar claro el objetivo del encuentro, sin ser demasiado directo. Si eres enfático en que está desempleado o quiere salir de su trabajo puede dar el mensaje equivocado sobre el encuentro. Estos detalles es mejor darlos personalmente. Un buen acercamiento inicial podría ser algo como: “Me gustaría conversar un poco contigo sobre de tu visión de mercado… Percibo que las empresas están moviéndose en esta dirección…”

9. SUGERENCIAS DE FECHAS

Preguntar, “¿Quieres que nos reunamos para hablar del tema?” puede tener dos líneas de respuesta: el SÍ o NO. Para intentar evitar el riesgo del NO, mejor pregunta: “¿Cómo estás de tiempo la próxima semana, prefieres el lunes por la tarde o el martes por la mañana?” Este tipo de pregunta transmite la sensación de poder de decisión por parte de tu contacto. Pero lo más importante es que dentro de la pregunta ya está el hecho de que se reunirán en un lapso de tiempo estimado. Este lapso de tiempo debe ser considerado en un lapso mínimo de 1 semana, pero no más de 2.

10. NO HABLES DE VANALIDADES

Es normal que, cuando conocemos alguien nuevo, hablemos de temas cotidianos y sin importancia para iniciar una conversación. Para un networking efectivo evita tocar estos temas. Un Network de calidad va a valorar si los momentos compartidos traen consigo contenidos de importancia que aporten al mercado de trabajo y carrera profesional. Así los mejores profesionales van querer estar siempre en tu presencia.

 

FUENTE: www.america-retail.com

Comments

comments