Globales

No es necesario ser jefe para ser un líder

Muchas empresas esperan que sus empleados tengan liderazgo, capacidad de innovación y se atrevan a tomar decisiones.

No tener equipo a cargo no es sinónimo de que exista ausencia de liderazgo. Desde cualquier cargo se puede ser líder en las distintas actividades que exija el trabajo, así como en la vida.

¿Cómo fortalecer tu liderazgo?

Inicialmente, es importante que el empleado entienda la visión, la estrategia y los objetivos de la organización. Con esto en mente y a partir de toda la información que recibe en su empresa, podrá trazar un plan y convertirse en referente de lo diferente, lo que genera y aporta a la organización.

“Un colaborador siempre tendrá la oportunidad de convertirse en un líder motivador y empoderar a otros en la toma de decisiones. Debe llevar a otros a moverse hacia la consecución de las metas con la misma energía y dinamismo que lo hace en su entorno y posesionarse como referente de inspiración para otros”, explica Adriana Acosta, executive manager de DNA Outplacement.

Aprender de quienes tienen el mando

También es vital aprender de sus jefes y superiores. De ellos puedes rescatar la gestión de equipos, las metodologías o procesos utilizados, conocimientos técnicos, reacción y respuesta a eventos inesperados y, por supuesto, la experiencia laboral.

Las características de un líder

Cada empleado también puede crecer como líder cuando es un miembro responsable en el equipo, tiene iniciativa y es capaz de crear y establecer nuevas formas para alcanzar los objetivos que le han planteado. No es pretencioso y tampoco espera desmeritar el trabajo de los demás.

“El verdadero líder no espera a que le digan qué hacer o cómo actuar sino que, al contrario, tiene sus propias ideas y las comparte, permitiendo hacer realidad sus deseos y visiones”, complementa Acosta.

Cuida tus relaciones interpersonales

Ahora, entre sus pares debes destacarte por ser alguien transparente, genuino, persistente y ético. Con estas características serás capaz de realizar tus funciones y fortalecer tus relaciones interpersonales de una mejor manera, algo que también es característico de un buen empleado líder.

Finalmente, ser líder en el equipo de trabajo no implica asumir una “voz tirana” o mandona. Al contrario, a partir de la humildad y certeza con que te puedas  expresar, lograrás generar confianza y seguimiento entre tus compañeros.

 

Foto: Freepik.es

Fuente: https://www.elempleo.com/

Comments

comments

Leave a Reply

Theme by Anders Norén