Globales

Chile envejece: se duplican los trabajadores mayores de 65 años en casi una década

En 2019 cerca de 720 mil personas de la tercera edad figuraron como ocupadas, con una tasa de participación de 26% de la fuerza laboral.
.
Los abuelos ya no se quedan en casa.

Para contar con los ingresos que necesitan o para seguir activos cuidan parques, atienden en supermercados o venden productos a la salida de las estaciones del Metro.

En 2019 cerca de 720 mil personas de 65 años y más se mantuvieron en el mercado laboral, pese a haber cumplido la edad máxima para su jubilación, en el caso de los hombres.

La cifra prácticamente duplica, con un alza de 95%, a quienes en este mismo rango etáreo estaban ocupadas en 2010. Así, la tasa de participación laboral de este segmento que en el trimestre octubre-diciembre pasado totalizó 25,9% dio un salto importante desde el 21,8% anotado en igual lapso de 2010, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), y se distancia del 11% que marcaba en los ’80.

 

Quienes les pisan los talones también han ido en aumento

El grupo etáreo de 55 a 64 años, que incluye a mujeres jubiladas (60 años la edad legal) también subió y superó el 1,6 millón de personas con un incremento de 69% respecto de 2010. La tendencia a permanecer activos laboralmente por más tiempo se profundizará, según los expertos, si se considera que dentro de 30 años uno de cada tres chilenos será adulto mayor, y que la edad promedio de los trabajadores locales ha ido en ascenso: si en 2010 era de 41,3 años a 2018 subió a 44 años, de acuerdo con las estimaciones de la Cámara de Comercio de Santiago.

De hecho, el 23% de los trabajadores ocupados (1,9 millón) corresponde a quienes tienen entre 55 y 64 años, siendo el grupo más relevante en nuestro mercado laboral.

 

La necesidad de ingresos

‘Enfrentamos pensiones muy bajas, que son una vergüenza y no nos alcanza para vivir y eso nos obliga a volver a trabajar’, advierte el presidente de la Asociación Nacional de Adultos Mayores (AnamChile), Hugo Guiñez (70 años).

Una visión compartida por el director de Randstad Professionals, Felipe Lagos, quien agrega que ‘no hay ningún misterio en que las jubilaciones son insuficientes para que las personas puedan disfrutar de su pensión y la mayoría que sigue trabajando lo hace por obligación’.

Una segunda razón según el dirigente de los jubilados que aboga por la creación de un Ministerio del Adulto Mayor, es que ‘somos viejos distintos a los de antes que querían retirarse, nosotros no estamos ajenos a la contingencia y queremos estar más activos’, precisa.

La gerente de Garden Suites, Gloria Salfate, reconoce que muchos adultos mayores trabajan por más ingresos, pero también hay un segmento que lo hace porque tiene metas por cumplir y se quieren seguir desarrollando. En las residencias proyectadas para ese grupo de la población, entre un 12% y 15% de los residentes se mantiene ocupado.

 

Dónde se emplean

En el ámbito formal los adultos mayores se emplean en los sectores comercio, servicios, paisajismo o mantención urbana y en algunos trabajos administrativos, que tienen que ver más con el cargo que con un rubro específico.

Lagos detalla que hoy hay muchas tareas que requieren de una atención al cliente más dedicada y profesional y donde calza mejor el perfil del adulto mayor.

‘Hay trabajos que los jóvenes no están dispuestos a hacer porque son más dinámicos y los mayores han tenido una buena inserción en supermercados y áreas de calidad de servicio’, comenta.

En Adecco cuentan con un programa de inserción laboral de adultos mayores llamado ‘Tu edad es un Tesoro’.

Sin embargo, la directora de servicio público de la empresa de recursos humanos, Suyin Palma, advierte que en Chile el tema aún no madura en las empresas. ‘Hoy la tercera edad no es un grupo que esté dentro de las estrategias corporativas de diversidad, como sí pasa con personas con discapacidad, jóvenes y mujeres.

Hay empresas que han tenido muy buenas experiencias con adultos mayores, pero no está tan fuerte a nivel transversal’, añade. Frente a esta realidad, en junio del año pasado el Sence lanzó el programa ‘Experiencia mayor’ que promueve la contratación de adultos mayores de 60 años y más, a través de la bonificación del 60% del ingreso mínimo mensual y de un bono de capacitación de hasta $ 400 mil, por cada persona contratada.

Palma cree que se debe seguir avanzando, pues las organizaciones necesitan la permanencia de los equipos laborales por más tiempo y mientras los jóvenes duran cuatro años en los empleos, un adulto puede estar 10 años tranquilamente.

Pero no todos los adultos mayores están en el mercado formal. En el último trimestre del año pasado los ocupados de 65 y más años alcanzaron a 419.320 personas, el mayor número desde que hay registro, superando en cantidad a los tramos de 15 a 24 años, y al de 35 a 44 años.

De acuerdo con el INE, el citado segmento exhibió las tasas de informalidad más alta del trimestre (55,1%), seguido por los jóvenes de 15 a 24 años (38,9%). En igual período, los ocupados informales crecieron 3,5% incididos, principalmente, por los tramos 55-64 años (10,1%) y 65 años y más (12,8%).

 

Ejecutivos y profesionales

La extensión en la esperanza de vida de las personas, que en Chile llega a los 80,6 años -al 30 de junio de 2019, ha llevado a que la vida productiva también se haya extendido, de acuerdo con Ezequiel Pesce, Business Manger DNA Outplacement.

‘El ejecutivo de 60 años ya no se quiere retirar, quiere seguir activo. Lo que busca es seguir desarrollándose, ya sea en proyectos personales, consultorías, cátedras universitarias, directorios de empresas o en un trabajo que le entregue desafíos y proyección’, comenta y advierte que un punto conflictivo para estos perfiles es la actualización en sistemas y tecnología.

En su experiencia, ‘es común ver ejecutivos senior comenzando nuevos proyectos que dejaron de lado y al llegar a esta etapa deciden realizar esos proyectos, ya que en su mayoría tienen la parte económica más o menos resuelta’. Gloria Salfate señala que hoy los adultos mayores ‘tienen un estado de salud muy mejorado y, en ese sentido, ‘la máquina’ les da para mucho tiempo más, y es por eso que actualmente se pueden encontrar ejecutivos de 70 años en el mercado laboral sin ningún problema’.

 

Un nuevo rayado de cancha avanza en el Congreso

A paso lento pero seguro avanza en el Congreso el proyecto de ley que establece y regula el contrato de trabajo del adulto mayor.

El pasado 6 de enero los senadores aprobaron, con 28 a favor y tres abstenciones, las ideas centrales de la propuesta en primer trámite legislativo. El proyecto -que consta de dos mociones refundidas presentadas por los senadores Carolina Goic, Francisco Chahuán, Rabindranath Quinteros y David Sandoval- toma como base la Recomendación N° 162 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la cual a nivel general establece que los adultos mayores ‘deberían disfrutar, sin discriminación por razón de edad, de igualdad de oportunidades y de trato respecto de los otros trabajadores’.

La propuesta busca que el trabajador adulto mayor -definido en la Ley N° 19.828 que crea el Servicio Nacional del Adulto Mayor- pueda pactar con el empleador una determinada cantidad de horas de trabajo, las que se podrán distribuir en un periodo superior a tres meses e inferior a un año.

Además, la distribución de las horas de cada semana por el periodo de tiempo pactado podrá ser en jornadas diarias de un máximo de 8 y un mínimo de 5 horas, repartidos en hasta en 6 días. ¿Qué ocurre con los beneficios sociales?

El proyecto establece que los beneficios otorgados por el Estado u otros de diverso tipo ‘que les corresponda recibir o que se encuentren actualmente percibiendo no se perderán por prestar servicios conforme con un contrato de trabajo regido por este capítulo’. Respecto a las remuneraciones, el proyecto establece que se pagará mensualmente sobre la base del total de horas trabajadas durante el mes

‘Somos viejos distintos a los de antes que querían retirarse, nosotros no estamos ajenos a la contingencia y queremos estar más activos’. Hugo Guiñez

‘En el fondo, vamos a tener un adulto mayor mucho más activo y opinante, no ese adulto pasivo que acostumbrábamos ver’. Gloria Salfate

‘El adulto mayor no falta al trabajo, tiene mayor compromiso, mayor lealtad es más predecible para trabajos que necesitan una continuidad y pueden ser un aporte’. Felipe Lagos

‘Cada vez nos vamos encontrando con personas mayores en las diferentes posiciones de trabajo sobre todo en cargos administrativos u operativos. Esto responde a una necesidad que está presente en nuestro mercado laboral’. Suyin Palma.

‘El mercado y empresas tienen que aceptar y entender que lo mejor para su negocio es tener un buen equilibrio entre las nuevas ideas de las generaciones jóvenes y la experiencia de los que ya recorrieron el camino antes que nosotros’. Ezequiel Pesce

Labores flexibles

Felipe Lagos, de Randstad, precisa que los adultos mayores buscan trabajos con flexibilidad. ¿Cuánto ganan? ‘En áreas de servicios podrían compararse con cargos de entrada para personas sin experiencia. En áreas más productivas, donde el trabajo es más estándar y no se nota la experiencia los salarios son iguales a los de un compañero de 30 años’, comenta.

El mes pasado la sala del Senado aprobó en general la idea de legislar de una regulación específica que asegure el respeto de los derechos laborales de los adultos mayores que, habiendo jubilado, deseen continuar trabajando, pero amparados por un tipo de contrato de trabajo simplificado, para fomentar la contratación de este grupo etario. Está en primer trámite constitucional.

Fuente: http://portal.nexnews.cl/showN?valor=dikxv
Foto: Freepik.es

Comments

comments

Leave a Reply

Theme by Anders Norén