blurred-background-cellphone-coffee-842554

Según Silvana Vergel, directora de Hays Executive, un ejecutivo puede tardar entre nueve meses y un año y medio en reinsertarse al mercado laboral.

Deshonestidad, reestructuración de la empresa, problemas de comportamiento como agresividad o acoso a compañeros, malos procesos, robo e imprudencias con la información son los principales motivos por los cuales las empresas despiden a sus trabajadores en el país.

Así lo revela el estudio Marca Personal y Marca Empleador: Valores para el Acceso al Trabajo y al Talento de ManpowerGroup Colombia, en el cual se utilizó una muestra de 663 personas de todo el país.

El reporte destaca que el desempeño o la productividad no aparecen entre las razones de rescisión. Además, la firma asesora de Recursos Humanos sostiene que la suspensión de la relación laboral con despido “suele ser un tema que genera suspicacias, ruidos en la organización, temores y demás afectaciones a las empresas y las personas”.

Las reacciones más habituales ante un despido, según un estudio de la compañía especializada en coaching ejecutivo, DNA Outplacement, son: no esperaba ser despedido (28 %), no esperaba, pero lo entiendo (56 %), esperaba la noticia (16 %).

Con respecto a los estados de ánimo, el reporte de DNA Outplacement arrojó que 51 % de los entrevistados dijo sentirse enojado por considerar la decisión de injusta, 38 % expresó sentirse deprimido, sin ganas de retomar la carrera; un 8 % señaló sentirse normal, “es parte de la vida profesional”; y apenas un 3 % dijo sentirse motivado a buscar un nuevo desafío laboral.

“Cuando hay fracaso de la relación laboral suelen suceder muchas cosas alrededor. Al duelo que produce la pérdida del trabajo se suman sensaciones de fracaso, de inutilidad, de temor, soledad, auto deslegitimación y ansiedad. Ello se recrudece cuando la edad de la persona despedida aumenta, pues el temor a una vejez con escasez de recursos es alto”, apunta el informe de ManpowerGroup Colombia (ver Paréntesis).

La cuestión se complica aún más si la persona despedida tenía un cargo alto dentro de la compañía. Silvana Vergel, directora de la firma especializada en la búsqueda y selección de perfiles de alta dirección Hays Executive, detalló que un ejecutivo puede tardar entre nueve meses y un año y medio en reinsertarse al mercado laboral, pues las ofertas para este segmento no abundan. Así las cosas, es natural que cuanto más alto el cargo, más tiempo dura la búsqueda.

“Algunos logran reubicarse con un salario parecido al que tenían. No obstante, la mayoría acepta sueldos más estrechos debido a la coyuntura que enfrentan”, apuntó Vergel, quien agregó que el 60 % de las personas suele reajustar sus aspiraciones por tres motivos: la necesidad inmediata de contar con un empleo, mucho tiempo desempleado y problemas con las finanzas personales.

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la tasa de desempleo a nivel nacional fue de 10,7 % en el primer trimestre de 2018. Si se toma en cuenta el género, las mujeres registraron una mayor tasa, un total de 14 %, durante ese periodo.

Mientras que el indicador en el caso de los hombres se ubicó en 8,2 %.

Carlos Roldán, director de la firma cazatalentos Talengo, puntualizó que para que directivos de primer y segundo nivel puedan reinsertarse efectivamente en el mercado laboral actual, es indispensable que mantengan y trabajen de forma muy asertiva el networking (red de contactos) construido a través de su experiencia laboral, “aprovechando amigos, excompañeros de trabajo, clientes, proveedores e incluso contactos en empresas en las que ha competido”.

En ese sentido, Roldán aconsejó a quienes se encuentran en la búsqueda de empleo ser persistentes, mantener una buena actitud durante el proceso y evaluar en qué tipo de empresa desean estar y qué cargo quieren tener. Así como acercarse a las agencias de empleo y actualizar los datos de la hoja de vida. “Es una buena forma de estar vigente en el mercado laboral”, puntualizó.

Por su parte, Fabiano Kawano, gerente país de DNA Outplacement, recomendó evitar caer en los típicos errores después de un despido: estrenarse como candidato a una entrevista sin estar preparado, contestar de forma equivocada a las preguntas sobre ¿Cómo está? ¿Por qué salió del trabajo anterior? y ¿Qué busca de ahora en adelante?, conformarse sólo con enviar la hoja de vida a la agencia de talentos y no saber cuánto pedir de salario.

“Existen plataformas de estudios salariales, como Show Me The Money, que enseñan cual debería ser su salario”, acotó Kawano, quien subrayó que el riesgo de pedir demasiado hace, muchas veces, que los reclutadores desistan del proceso.

“Por otro lado, si un candidato pide poco el entrevistador pensará que tiene algún problema de autoestima, o está desesperado, lo que no favorece su candidatura”, concluyó .

PARÉNTESIS¿CÓMO ENFRENTAR EL DUELO LABORAL?

Especialistas en el área consideran que es fundamental hacer circular el currículum no sólo con las agencias de talento humano, sino también con la red de contactos, tanto con antiguos colegas como amigos.

Aproveche el tiempo para actualizar la hoja de vida. Trabaje en red: encuentre algunos eventos de networking (para hacer contactos valiosos) a los que pueda asistir. Úselos como una oportunidad para difundir sus habilidades y logros profesionales y para hacerle saber a las personas que conozca que está buscando un nuevo trabajo. No pierda de vista la situación del mercado laboral, y con base en eso prepárese para enfrentar los nuevos retos que trae.

 

EL COLOMBIANO_14.05.2018

Comments

comments