En los últimos meses, el país ha sido testigo de la avalancha comunicacional y de algunos indicadores que dejan entrever el anhelado repunte económico. En esta línea, uno de los puntos de mayor sensibilidad para los chilenos es el factor Empleo.

LAS CIFRAS MACROECONÓMICAS

permiten la realización de cientos de análisis que buscan conocer las proyecciones económicas chilena, diseñar políticas para agilizar el mercado y proyectar el escenario financiero. Sin embargo, esas cifras pocas veces se traducen en factores que sean percibidos por la población; pero son los índices de desempleos es una de las cartas más representativa del sentir de los ciudadanos. El 2017 se caracterizó por ser un año donde el empleo se sostuvo gracias a las denominados “empleos por cuenta propia”. No obstante, muchos analistas hablan de un repunte en materia de empleo.

El pasado mes de abril se realizó la Feria Laboral de Laborum donde se pusieron a disposición de los asistentes más de 4 mil ofertas de empleo, lo que fue considerado un buen signo económico. A esta situación se suma, los resultados del índice de movilidad laboral en Chile, que mide la confianza de los profesionales en encontrar un empleo similar o diferente durante los próximos 6 meses, el cual alcanzó 122 puntos durante el primer trimestre de 2018, igual puntaje que el trimestres inmediatamente anterior, pero 3 puntos más que hace un año, según lo indica la última edición del Workmonitor estudio de tendencias de la consultora de RR.HH Randstad.

De acuerdo con el informe, Chile estaría por sobre el promedio mundial en este indicador (109 pts.) y ocupa la posición número 6 en el ranking mundial de trabajadores más optimista en este sentido, el cual es liderado por India, con 147 pts.; Malasia, con 136 pts.; y Hong Kong, con 127 pts.; mientas que los empleados con menor convicción en obtener un nuevo trabajo durante el próximo semestre se encuentra Luxemburgo (84pts), Austria (90 pts.) y Alemania (94 pts.).

Al respecto, Natalia Zúñiga, gerente de marketing y comunicaciones de Randstad, señala que “estas cifras van en línea con los resultados observados en el Workmonitor del último trimestre de 2017, en el cual 71% de los trabajadores sostuvo que la situación del país mejoraría durante 2018, dejando a Chile como una de las naciones más optimistas en cuanto al buen desempeño de la economía tendría para el año en curso. Esto naturalmente provoca una percepción positiva respecto a los movimientos que se pudiesen provocar en el mercado laboral; sin embargo de acuerdo al informe del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) comprendido entre diciembre de 2017 y febrero de 2018, la tasa de desocupación aumentó 0,3 puntos porcentuales (pp.) en doce meses y 0,2 pp respecto al último trimestre, llegando a un 6,7%”.

De acuerdo a la apreciación de la ejecutiva, hay que dar más tiempo para que los indicadores laborales repunten, “ya que actualmente la lupa pública está enfocada en lo que pueda hacer la nueva administración de Piñera, quien durante su campaña presidencial prometió la creación de 600 mil empleos”. Por otro lado, y pese a que el índice de movilidad laboral se mantuvo en 122 pts.

Durante los últimos dos trimestres, la búsqueda activa de un nuevo empleo se disparó en el primer quarter de 2018, llegando a 18% versus 13% del último periodo de 2017; y también sufrió un aumento si lo comparamos con los 12 meses anteriores, cuando alcanzó 14%.

Según Zúñiga, “esto se debe a que en 2017 las proyecciones económicas para 2018 aún no eran tan positivas y Chile estaba viviendo un clima de cierta incertidumbre marcada por las elecciones presidenciales; no obstante, como lo predijimos en su momento, sabíamos que la exploración activa de un nuevo puesto de trabajo tendría un alza considerable en esta edición de la investigación; primero, considerando la confianza y optimismo mostrados por los chilenos de cara a este periodo; y segundo, tomando en cuenta que en esta fecha comienza un boom marcado por las vacantes que se abren de trabajo temporal”.

HONESTIDAD: CLAVE DE UNA BUENA ENTREVISTA

El entusiasmo plasmado en las encuestas abre un nuevo escenario para los trabajadores. La idea de salir en busca de un nuevo empleo genera en muchos una preocupación, en cuanto a la capacidad de enfrentar –muchas veces- un extenso proceso de selección. Análisis de los curriculum, entrevistas psicológicas, entrevistas con los futuros empleadores, cartas de oferta son algunos de los pasos a los cuales todos, quienes desean cambiar de empleo se ven enfrentados.

¿Es mi perfil profesional atractivo para las empresas? esta pregunta engloba la mayor preocupación al salir en busca de un nuevo trabajo. Cumplir con los requisitos académicos y la experiencia laboral parece ser, hoy por hoy, solo uno de los factores a considerar. Aspectos como las habilidades blandas, manejo de idiomas, personalidad, redes de contactos, permanencia en los cargos, están hoy siendo analizadas en cada test laboral, en los últimos años.

Carolina Miranda, Directora DNA, ahondó en las principales preguntas a las que se ven enfrentados los profesionales durante una entrevista laboral y comentó cuáles son los objetivos de cada una de ellas.

¿Cuál es tu nivel de inglés? Son cada vez más las posiciones que requieren de un buen nivel de inglés. Lo conveniente es siempre decir el real nivel de inglés que se maneja, ya que lo más probable es que el consultor a cargo de la posición, haga una parte de la entrevista en inglés, lo que deja al descubierto de inmediato si el candidato ‘adornó’ su CV.

¿Qué te motiva a buscar un nuevo trabajo? En esta pregunta vemos diferentes motivaciones en la búsqueda de un nuevo trabajo: mayor salario, proyección de carrera, diferencias con la jefatura. Esto ayuda al consultor a determinar qué busca con el cambio.

¿Por qué saliste de tu última empresa? Con esta pregunta se busca evaluar si el profesional se mueve netamente por tu tema económico, si es un ‘salta empleo’, si lo que busca son nuevos retos y oportunidades de desarrollo.

¿Qué esperas de una empresa para formar parte de ella? Si antes se preguntaba qué podía aportar el ejecutivo a la empresa, hoy se pregunta qué es lo que a haría a una empresa atractiva para que el candidato decida trabajar en ella. Esto habla de la alta rotación del mercado sobre todo en ejecutivos más jóvenes que ya no trabajan donde se les ofrece trabajo, sino que eligen el lugar al que quieren aportar.

¿Cuál es tu expectativa de renta? Esta pregunta es una de las más clásicas y también una de las más importantes. Algunas personas piensan que en este apartado pueden inflar su sueldo. Los headhunters tienen bien tomado el pulso al mercado y saben cuáles son los salarios que se manejan para cada tipo de posición. Algunas personas han perdido la oportunidad de conseguir el trabajo por responder una cantidad inapropiada. Una respuesta adecuada puede ser no dar una cifra especí- fica sino un amplio rango, así se ve que tan interesada puede estar la persona en la oportunidad.

¿Qué valoras de una jefatura? En esta pregunta también conviene ser sincero con respecto a lo que se espera. El headhunter conoce la cultura de la empresa y conoce al jefe de la posición buscada, por lo que es importante en este primer filtro ver si puede encajar con la cultura de la jefatura. Habla de cualidades como que sea inteligente, que constantemente esté enseñando, que tenga sentido de humor, leal, fiel a sus subordinados y al que respetes a nivel profesional”.

¡UD. NO LO HAGA!

¿Estás en busca de un nuevo empleo? ¿Cómo enfrentar correctamente una entrevista? ¿Qué debo decir y qué no? Son sólo algunas de las preguntas que los postulantes se realizan cuando se inicia un proceso de selección laboral.

Cientos de estudios han profundizado sobre qué aspectos debes destacar en una entrevista de trabajo. En esta ocasión, tres ejecutivas de importantes Headhunting elaboraron un listado de los principales errores que se comenten en las entrevistas y que pueden afectar enormemente el objetivo final de los postulantes: Encontrar trabajo.

Los ejecutivos coincidieron en que lo fundamental es que los ejecutivos sean honestos y no ‘inflen’ sus Curriculum, porque es lo más fácil de detectar y de ser así, el postulante queda en mal pie para seguir en el camino de la postulación. Asimismo, las ejecutivas coincidieron que entre los principales errores están: la falta de honestidad, el idioma, hablar mal de sus empleadores anteriores, entre otros. ¿Has cometido alguno de estos errores?

1. Para María Antonieta Quinteros, Gerente de Reclutamiento y Selección Supply Chain Hunting, entre los principales errores que comenten los postulantes a un empleo en las entrevistas de trabajo se encuentran:

Los candidatos no investigan sobre la empresa y el tipo de operaciones que ella tiene. Operación, considerando tipo de producto, nivel de automatización, cobertura, tipo de flota, etc. Candidatos que no escuchan lo que les están preguntando y hablan sin parar. Estos postulantes no logran comprender cuáles son las necesidades específicas del entrevistador, no logran mantener físicos o conductuales.

Hablar mal de sus antiguos empleadores: Es un error gravísimo, ya que muestra baja gratitud, baja lealtad y baja autocrítica. Se recomienda a los candidatos plantear los puntos, pero desde un punto de vista positivo y haciéndose parte de la responsabilidad.

Exceso de autorreferencia: Hay personas que siempre manifiestan “hice, implementé, desarrollé, etc.”, nunca señalando que fue un trabajo de equipo. Esto muestra bajo reconocimiento a la gente, ya sea subalternos, pares o superiores.

Alto nivel de ansiedad: Hay candidatos que no logran controlar su nivel de ansiedad, lo que el entrevistador percibe, a través de gestos físicos o conductuales. Falta preparación sobre aspectos técnicos. Específicamente en el área Supply se necesita manejar indicadores, volúmenes, superficies. Hay candidatos que al preguntarles por dicho puntos no conceden las respuestas.

2. Para Natalia Zúñiga, gerente de marketing y comunicaciones de Randstad, muchas veces el estrés o la ansiedad te pueden dejar fuera del proceso, a pesar de que cuentas con todas las habilidades técnicas y el nivel de competencias requerido para el cargo.

Entre los errores más comunes que debes evitar, según la ejecutiva, están:

“Llegar atrasado: Si ves que vas a llegar con retraso, llama a la empresa cuanto antes y explica los motivos”.

Parecer demasiado tímido o muy agresivo. Ser demasiado amistoso con el entrevistador. Tampoco discutas con él aunque parezca equivocado.

Contestar las preguntas con un simple “sí” o un “no”: Elabora, véndete, y da ejemplos concretos.

Hacer comentarios negativos sobre otras personas o de tus empleadores anteriores.

Mentir o exagerar tus habilidades.

Comenzar la entrevista preguntando por la renta del cargo.

Restar importancia a tus logros y habilidades.

3. Para Carolina Miranda, Directora de DNA, existen aspectos que son esenciales si lo que se busca es ser exitoso en el proceso. Entre los factores que los postulantes deben poner atención son:

Incapacidad para detectar debilidades: Es importante demostrar lo bueno y también lo no tan bueno, ya que esta incapacidad puede llevar a ser poco creíble.

Poca coherencia en el discurso: es fundamental tener coherencia entre lenguaje, actitud y las características de las personas. Si bien, las entrevistas no son una búsqueda de engaños, muchos salen en busca del ideal y en esa búsqueda se pierden. Dejan el afán de mostrarse perfectos.

Poca preparación previa para las entrevistas. Se requiere estructurar correctamente el relato para que sea capaz de mostrar las habilidades. Desarrollar las ideas de las competencias para proyectarse en las compañías.

Justificarse: Una situación que no suma en el discurso, siempre responsabilizando a otros. Esto puede demostrar paca lealtad y compromiso.

Referencias correctas: Las referencias siempre dirán lo que no está en el curriculum. Ante dos profesionales con las mismas competencias y habilidades, el que tiene mejores referencias gana.

Sello personal: definir siempre ¿qué me distingue? ¿Cuál es el factor diferenciador? Autoconocimiento.

No saber definir renta: Esto no es lo tu ganas, sino el valor profesional y la responsabilidad del cargo. La clave está siempre en abrir un rango de remuneración y no un monto fijo.

Saber cuál es la empresa, a qué industria pertenece, cargo y perfil. Distinguir correctamente el nivel de inglés. Intentar inflar el nivel de inglés toca el factor confianza.

Presentación personal: Siempre ir a una entrevista impecable. En todos los procesos, la primera impresión es la que vale y suma.

 

FUENTE:www.revistalogistec.com

Comments

comments